23 marzo 2009

Tevennec el faro atormentado


No es realmente un faro de alta mar -un "Infierno", según la clasificación inventada por los guardianes- ya que no está rodeado directamente de agua. Y apenas es un "Purgatorio", es decir, un faro instalado en una isla. La roca sobre la que se alza la casa-faro difícilmente puede pretender ser una isla. Aunque su cima alcanza los 14 metros sobre el nivel del mar, a menudo es barrida por los rociones, y es muy difícil de acostar, incluso imposible, en cuanto hay algo de mar de fondo. Quizás convendría, para hacer un huequecito a Tévennec en la tipología tradicional de los faros, añadir la categoría de los faros "Limbo"...

Seguir Leyendo...



El faro de Tevennec, está situado en la punta de Raz, en la Bretaña Francesa, [ googleearth: 48º4'N + 4º47'W El paso desde la punta de Raz a la isla de Sein, presenta enormes dificultades y peligros, en parte a la fuerza destructible de sus aguas. Navegar por estas lares durante la noche, es prácticamente imposible, ya que tan sólo existe un pasillo navegable que llega hasta las costas de Sein, cruzar estas aguas durante la noche es un suicidio.


Ante tales adversidades, se decidió su construcción en 1869, obras dirigidas por el arquitecto Pablo Joli. De esta manera se pretendía tener un punto de referencia para los barcos, entre el faro de Sein y el de Tevennec, la única forma de poder cruzar la zona con un mínimo de orientación.


Su construcción tuvo numerosísimas dificultades, el fuerte oleaje y las terribles corrientes, hicieron suspender más de una vez los trabajos del faro. Cinco años se tardaron en su construcción.


El faro de Tevennec se encendió por primera vez, el 15 de Marzo de 1875. Se nombró como responsable de mantenimiento y inquilino del faro a Henry Porsmoguer, un nativo de la isla Sein, su misión encender todas las noches el faro para poder orientar a los barcos hacia la isla.


Tras cinco meses de soledad en el faro, Henry no aguantó, echaba de menos a su familia y decidió renunciar. Fue sustituido por Gilcher Hervé Marie, un solitario hombre sin familia. Tan sólo pudo aguantar cuatro meses, hasta hubo un tercer sustituto llamado Guezennec Guillaume que duró apenas unos meses.


En 1898, decidieron resolver el problema creado por tantas renuncias, la administración propone que las esposas de los guardias, vivan con ellos en Tévennec. El señor y la señora Milliner fueron los primeros en asentarse en el faro, fueron seguidos por la pareja Quemeré en 1900, los Queré en 1905 y la pareja Ropart en 1907. En 1910 fue automatizado el faro.


Habida cuenta de las particularidades del lugar, según los guardias; “esto no es realmente un faro de alta mar, esto es un “infierno”, el estar rodeado completamente de agua y con tormentas durante la mayoría del año, es un tremendo “purgatorio” que no acaba nunca, prefiero la más mísera de las cárceles, antes que esta tortura mental”.


Aunque la altura de la roca se alza 14 metros sobre el nivel del mar, suele ser barrida por las olas, teniendo la obligación de permanecer casi a oscuras la mayoría de los días. El maldito faro tuvo una tragedia marcada por la muerte inesperada de uno de los cónyuges. La esposa tuvo que ver con desesperación, la descomposición de su marido, hasta que fueron sustituidos por los Ropart, cuatro meses desesperantes acompañada del cadáver de su esposo.


El récord de instancia en el faro, lo protagonizó la familia Quemeré que dio a luz a tres niños en el periodo de cinco años. El suministro al faro llegaba cada dos semanas. Una autentica valentía de la época.


Todo un cúmulo de factores que hicieron de este faro, una tortura para todo aquel que osaba residir en él. Algunos llegaban a salir completamente perturbados, alegando hasta incluso oír gritos en la profundidades del faro. Unos buzos recientemente descubrieron una cueva bajo el agua. Probablemente el aire se filtraba a través de las grietas de la roca, lo cual puede ser el origen de estos misteriosos gritos que aseguraban oír los residentes de este asombroso y solitario purgatorio de Tevennec.


Se produjeron tantos trágicos accidentes, perdieron la vida o la razón tantos fareros que la Administración, para acabar con esta serie negra, lo equipó en 1910 con un faro permanente que funcionaba con gas. La maldición que pesaba sobre esta roca hizo que fuera automatizado antes que ningún otro.








Referencia:

http://elbauldejosete.wordpress.com/2008/10/02/el-pulgatorio-de-tevennec/

http://marinas.com/view/lighthouse/1237_Tevennec_Lighthouse_Ile_De_Sein_Brittany
Publicar un comentario

About Us

Recent

Random