30 junio 2009

Pikes Peak International Hillclimb


Se trata de una de las competiciones de motor más famosas, impactantes, radicales y arriesgadas que existen. Esta carrera se dio más a conocer desde q apareció en el videojuego Gran Turismo 2 con aquel “cacharro” llamado Suzuki Escudo Pike’s Peak con sus 985 cv y 800 kg de peso. La carrera es tan radical como el coche en cuestión: barrancos de caída infinita, altura extrema, …


Pike’s Peak es la montaña más conocida del mundo del automovilismo y una de las más visitadas por turistas en EEUU. Se encuentra en las Montañas Rocosas de Colorado. Tiene una altura de 4302 m y se encuentra durante la mayor parte del año nevada (de ahí que en las zonas altas, los tupidos bosques dejen paso a un paisaje casi lunar sin vegetación alguna), excepto en verano, cuando se aprovecha para celebrar la carrera (aunque en alguna edición que otra, las inclemencias del tiempo tales como nieve o lluvia obligan a acortar la carrera, como ocurrió en el 2006). El nombre se lo debe al primer explorador que lo documentó, Zebulon Pike; de ahí, se quedó con lo de “Pico del Lucio”.


El trazado es sencillamente espectacular: utiliza 19.99 km (y 156 curvas) de la serpenteante “carretera” de subida a la cima del Pike’s Peak, un Nurburgring cuesta arriba! El recorrido comienza a 1439 m de altura siendo una carretera de asfalto entre frondosos bosques y, a medida que aumenta la altitud, la carretera pasa a ser una pista de tierra entre un paisaje de lo más árido para alcanzar la meta en la cima del Pike’s Peak a 4301 m (no es el Karakórum, pero para andar con coches a esas alturas, ya es más que suficiente). Si echamos cuentas, la pendiente media es de un 7%!


Si una buena carretera de montaña que se precie se caracteriza por los precipicios por los que discurre, ésta no sé cómo calificarla, porque pertenece a un orden superior (especialmente un tramo cercano a la cima que llaman “bottomless” con desniveles de más de 600 m, en el que mejor no tener un error de conducción, porque la carrera a las nubes se convertiría con toda certeza en una carrera al cielo) y sin ningún tipo de quitamiedos para mayor inri. Sólo hay que echar un vistazo a algunas instantáneas para darse cuenta de lo que estamos hablando.


La importancia de la altura es mayor de lo que a priori podemos pensar. Como sabemos, la densidad y, por tanto, la presión disminuye con la altura y, a estas alturas, el efecto de esta disminución comienza a no ser despreciable. Los pilotos pueden sufrir durante la ascensión algo de “mal de altura“, que consiste básicamente en pérdida de concentración, disminución de reflejos o sensación de fatiga. Así que esto supone un plus de dificultad y peligro en esta carrera. Además, técnicamente, también afecta: los coches pierden potencia a medida ascienden. Se habla de que los coches suelen perder en torno a un 30% de potencia desde la salida a la meta. En concreto, el Peugeot 405 T16 Pike’s Peak (del que luego hablaremos) perdía unos 200 cv. Para minimizar la disminución de potencia, los coches tienden a ser turboalimentados (la misma solución que adoptaban los aviones con motores a pistón para tener un techo de servicio mayor).

Para subir rápido por esa pista hay que estar hecho de una pasta especial y, por supuesto, tener poco vértigo.


La carrera, llamada Pikes Peak International Hill Climb, se viene celebrando cada año desde 1916 y se trata de la segunda competición automovilística más antigua de EEUU (la más antigua es “las 500 millas de Indianápolis“) y está dentro del Calendario de Eventos Internacionales de la FIA.


Si la carrera es ya de por sí singular, los vehículos que se dan cita en ella lo son también y acaban de rematar la imagen de competición poco usual y genuina.

Cada año se dan cita más de cien corredores para subir el Pico del Lucio. Como es de esperar, existen varias categorías en la competición que abarcan todo tipo de artefactos sobre ruedas a motor: coches, motos, quads y camiones.

Es muy espectacular la categoría “big rig”, en la que se pueden ver grandes cabezas tractoras bastante modificadas subiendo a toda máquina como la de Mike Ryan, que en 2006 hizo un nada despreciable tiempo de 12:16.33


Los coches de concepción y fabricación americana también abundan en varias categorías (Super Stock Cars, Pike’s Peak Open, Exhibition, etc): Dodges, Chevys, Pontiacs … Todos con sus grandes motores V8, gran peso y una potencia espectacular.


Hablando de categorías clásicas de esta carrera, por supuesto hablaremos de la categoría “Open Wheel”. Esta categoría ha tomado parte en Pike’s Peak desde los comienzos. La apariencia de estos coches es muy característica: si tuvieran una antena, parecerían coches radiocontrol a escala real. Son un paso intermedio entre un monoplaza de carreras y un buggy. Suelen ser de tracción trasera, tener motores V8 y los alerones más grandes que se pueden ver en un coche. Suelen pertenecer a equipos privados y son medio artesanales.


Pero desde luego, para mí, la categoría más espectacular es la “unlimited”, en la que cualquier cosa puede correr con la condición de que pase una mínima inspección técnica (vamos, que tenga cuatro ruedas, volante y que vaya pegado al suelo). Gracias al desarrollo de coches específicos para el Grupo B de rallyes, a partir de mediados de los años 80, comenzaron a aparecer verdaderos monstruos con ruedas en Pike’s Peak.

Los primeros en presentarse fueron el Wolkswagen Golf de dos motores 1.8 Turbo y el Audi Quattro, que, a partir de 1985, ganó tres ediciones consecutivas. En 1985, la piloto Michèle Mouton logró la victoria con su Audi Sport Quattro con un tiempo de 11:25.39, que supuso un record e hizo reflexionar a más de un americano adicto a Chevys y Dodges sobre cuál era el concepto de coche más adecuado para abordar la carrera. Al año siguiente (1986), fue el piloto Bobby Unser quien llevó el “tuneado” Audi Sport Quattro S1 a la victoria con un tiempo de 11:09.22.


En 1987, la cosa se complicó: una vez desaparecido el Grupo B de rallyes, varios fabricantes optaron por “dar salida” a sus bestias. Así, se pudieron ver por allí los MG Metro 6R4, Ford RS-200 y, en especial, tres Peugeot 205 T16 bien preparados (con unos 550 cv y apéndices aerodinámicos que se pueden apreciar en el video: un segundo alerón trasero sobreelevado y un alerón delantero adelantado) para la ocasión pilotados por grandes correrdores como Ari Vatanen y con Jean Todt como jefe de equipo.


Audi, consciente de ello, se afanó en preparar su único Quattro S1 hasta el extremo (sobre todo, aumentar la pontencia hasta más de 600 cv y ganar apoyo aerodinámico, que es crucial en este tipo de carreras para el agarre en las curvas y traccionar bien) y confió la suerte del equipo a un histórico de la marca: Walter Röhrl. Éste no defraudó y se hizo con la victoria pulverizando el récord de Unser: 10:47.85 (hoy día, sigue siendo récord para coches de motor delantero) marcando una velocidad máxima de unos 195 km/h! Aun así, Walter se bajó del coche cabreado consigo mismo, ya que, según él, había cometido tres pequeños fallos de conducción. Aun así, la victoria podría haber sido para Peugeot de no haberse producido una rotura de una brida en el conducto de admisión del 205 de Ari Vatanen.


Peugeot, en un esfuerzo por mantener el orgullo francés a flote, se presentó en 1988 y 1989 con el 405 T16 (tenía de 405 nada más que el aspecto exterior, ya que se trataba de un coche de motor trasero y chasis tubular, similar al 205 T16) de ruedas traseras direccionales, 680 cv y pilotado por un impresionante Vatanen y otros dos no menos diestros Juha Kankkunen (1988) y Robbi Unser (1989). Los datos técnicos principales del Peugeot 405 T16 Pike’s Peak eran:

Motor: trasero transversal inclinado 20º hacia atrás, 1905 cc turbo, 4 cilindros y 680 cv.
Dimensiones: largo (4.250 m), ancho (1.760 m), batalla (2.888 m) y peso (880 kg).
Trasmisión: transversal de emgrague de carbono, seis relaciones, cuatro ruedas motrices.
Dirección: de cremallera a las cuatro ruedas.


Los franceses se llevaron la victoria esos dos años y, para celebrarlo, montaron un pequeño pero impresionante documental llamado “Climb dance” (ganó varios premios) de la subida de Ari Vatanen, que sólo pudo mejorar el tiempo de Walter Röhrl en unas centésimas: 10:47.22 (y eso que este coche era bastante menos “de serie” que el Audi y con ruedas traseras direccionales …).


Saab también corrió tres veces en esta montaña con su 9-3 entre el 2000 y el 2002. En el 2000, ganó en la categoría “Pike’s Peak Open” y, en el 2002, hizo lo propio en la “Unlimited” con un tiempo de 11:13.24. El Saab guardaba más o menos el aspecto de serie, pero tampoco tenía nada que ver con el modelo de calle:

Motor: bloque original de Saab, delantero longitudinal, 2000 cc, 750 cv a 8500 rpm y turbo a 3 bares.
Peso: 950 kg.
Trasmisión: tres diferencial activos y programables and caja de cambios de seis velocidades Prodrive, cuatro ruedas motrices.
Prestaciones: 0-100 km/h en 2.2 s.


También Toyota se ha dejado ver por allí. En 1994, Toyota presentó su Celica Pikes Peak Special (para hacer publidad de el Celica que en ese año corría en rallyes) pilotado por toda un leyenda de esta carrera: Rod Millen. El rendimiento del conjunto fue excepcional batiendo el record absoluto: 10:04.54, que ha estado vigente hasta este año. La verdad es que el coche apuntaba maneras para estar en lo más alto con sus 900 cv, motor central, chasis tubular y ruedas direccionales.


Y como colofón, hablaremos de Suzuki Como ya dijimos, esta marca se ha convertido en todo un icono en Pike’s Peak: sus reiteradas participaciones y, sobre todo, la aparición del mítico Suzuki Escudo Pike’s Peak en el Gran Turismo 2 para PS2 son sobradas razones para ello. En ese caso, sus 985 cv, 800 kilos y su aplastante aspecto bastaron para ser el coche rey del juego. Tampoco se puede hablar de Suzuki sin hablar de Nobuhiro “Monster” Tajima: líder, instigador y, a la sazón, piloto del equipo de Suzuki en Pike’s Peak.

Chasis: tubular de acero con correcería de fibra de carbono.
Motor: central longitudinal, V6 DOHC 1998 cc, 18 válvulas y doble turbo con 985 cv a 8100 rpm.
Peso: 800 kg.
Trasmisión: caja de cambios secuencial de seis velocidades y tracción a las cuatro ruedas (285/60 R17 delante y detrás).
Batalla: 2540 mm.


Tanto potencial y las victorias no llegaban: alguna que otra victoria en la clase “Unlimited”, pero ninguna absoluta; y así pasaron los años, acumulando participaciones en Pike’s Peak y en Queenstown Auto Hill Climb en Nueva Zelanda (donde les ha ido siempre mucho mejor). Pero parece que Tajima no se da por vencido y el año pasado dieron una vuelta más de tuerca: en 2006, con el Suzuki Grand Vitara Hill Climb Special y en el 2007, con el Suzuki XL7 Hill Climb Special. Las especificaciones básicas son:

Chasis: tubular de acero con correcería de fibra de carbono.
Motor: central longitudinal, V6 DOHC 3564 cc, 24 válvulas y doble turbo con 1007 cv a 8100 rpm y 102 kgm a 6250 rpm.
Peso: 1100 kg.
Trasmisión: caja de cambios secuencial de seis velocidades y tracción a las cuatro ruedas (285/60 R18 delante y detrás).
Dimensiones: largo (5300 mm), ancho (1960 mm), alto (1500 mm) y batalla (2818 mm).


Los tiempos se encuentran asi:

1985 - Michèle Mouton - Audi Sport Quattro - 11:25.39
1986 - Bobby Unser - Audi Sport Quattro S1 - 11:09.22
1987 - Walter Röhrl - Audi Sport Quattro S1 - 10:47.85
1988 - Ari Vatanen - Peugeot 405 T16 - 10:47.22
1989 - Robby Unser - Peugeot 405 T16 - 10:48.30
1990 - Robby Unser - Unser Chevrolet - 11:32.90 (Open Wheel)
1991 - David Donner - Donner-Dkystra Chevy Special - 11:12.40 (Open Wheel)
1992 - Robby Unser - Unser Bros. Chevrolet - 10:53.87 DR (Open Wheel) Nobuhiro Tajima - Suzuki Cultus twin engine - 12:51.60
1993 - Paul Dallenbach - Davis Chevrolet 10:43.63 (Open Wheel) Nobuhiro Tajima - Suzuki Cultus twin engine - 10:44.22 DR (2nd)
1994 - Rod Millen - Toyota Celica Pikes Peak Special - 10:04.54
1995 - Nobuhiro Tajima - Suzuki Escudo twin engine - 7:52.97 SH
1996 - Rod Millen - Toyota Celica - 10:13.64
1997 - Rod Millen - Toyota Celica -
1998 - Rod Millen - Toyota Tacoma
1999 - Rod Millen - Toyota Tacoma Pikes Peak Special - 10:11.15
2000 - Larry Ragland - 4 Wheel Drive GMC Envoy - 11:17.66DR (High tech truck & SUV)
2001 - Gary Lee Kanawyer - Coyote - 10:39.80 (Open Wheel) Yutaka Awazuhara - Grand Vitara - 11:01.77
2002 - Per Eklund - Saab 9-3 Viggen - 11:13.24
2003 -2004 -2005 - Sin confirmar
2006 - Nobuhiro Tajima - Suzuki Grand Vitara (Acortada por meteorología) -
2007 - Nobuhiro Tajima - Suzuki XL7 - 10:01.408








http://www.ppihc.com/Default.aspx

Referencia

Suzuki
Publicar un comentario

About Us

Recent

Random