10 junio 2009

Porsche RUF CTR3 volar a 375 km/h


La empresa RUF dedicada desde 1939 a la personalización o Tuning de autos Porsche presentó en Bahrain su más reciente y osada creación: el RUF CTR3. Este súper deportivo cuenta con un motor 6 cilindros biturbo de 700 hp y es capaz de alcanzar los 375 km/h y su aceleracion de 0 a 100 km/h en tan solo 3,2 segundos,su precio ronda los 410.000 Euros;Hay muy pocos deportivos en el mundo que puedan competir con este coche...

Seguir Leyendo...



Y es que Ruf hace años que dejó de ser un preparador como los demás, siendo el primero en conseguir el estatus de fabricante. Es decir, que los coches potenciados que salen de su taller ya no son Porsche sino Ruf, con su propio número de chasis.


Basado en el Porsche Cayman, este coche fuera de serie impacta por su diseño que reúne elementos del Cayman y otros del Porsche Carrera. El diseñador responsable fue Ben Soderberg, quien también plasmó prolijamente el espíritu Tuning.


El peso de 1.400 kilogramos (relativamente bajo) es también un factor clave para el comportamiento del CTR3. Las dimensiones se acercan a los “ideales” de proporciones para un deportivo, con 4.450 mm de largo, 1.944 mm de ancho y una distancia entre ejes de 2.625 mm. Las llantas de aluminio forjado delanteras calzan neumáticos 255/35 ZR19, mientras que las traseras de mayor diámetro y ancho son 335/30 ZR20.


Apodado Yellow Bird (pájaro amarillo), en 1987 el CTR utilizaba la base de un Porsche 911cuyo 6 cilindros boxer de 3,3 litros era sobrealimentado por dos turbos. Desarrollaba 470 CV y abatía el 0 a 100 km/h en 4 segundos, mientras que la velocidad máxima era superior a los 300 km/h (fue oficialmente cronometrado a 337 km/h en Estados Unidos por la revista Road Track). Hoy en día, hay pocos coches que pueden presumir de tales prestaciones. Parte de la fama de Ruf se debe también a un vídeo, que todo apasionado del mundo del motor tiene que haber visto al menos una vez en la vida, en el que se veía una de las vueltas más alucinantes al Nordschleife de todos los tiempos.


Para ello se utilizó un helicóptero, cámaras en tierra y cámaras a bordo del coche que nos mostraban cómo el piloto hacía un punta-tacón o negociaba las curvas y cambiaba de marcha. ¡Y todo ello vestido de manera informal y con mocasines! Nada de mono de pilotaje ni casco. También era una manera de demostrar la polivalencia del coche... y la maestría del anónimo piloto.


En 1998 llegó el CTR 2, basado en el Porsche 911 de entonces, la generación 993, fuente de sus 520 CV y que le permitían ejecutar el 0 a 100 km/h en 3,6 s, alcanzando los 200 km/h en 11,6 s. Su velocidad máxima es de 330 km/h. El CTR 2 rivalizaba sin complejos con modelos de mayor notoriedad pública, como los Ferrari o el McLaren F1 de Gordon Murray. Para el CTR 3, Alois Ruf ha vuelto a hacer las cosas sin compromisos, con un único objetivo: crear el deportivo definitivo. Cuando hubiera podido conformarse con potenciar un Carrera GT, como los hizo Gemballa, él prefirió partir de la base de un Cayman. La elección de esta plataforma responde a la obsesión de Ruf por la ligereza de sus coches (una obsesión común a muchos genios del automovilismo, como Colin Chapman), la ubicación del motor (en posición central y no trasera, como en un 911) de cara a la agilidad y la posibilidad de aplicar sus propias soluciones aerodinámicas (en este aspecto estaría muy limitado en un Carrera GT ya muy logrado).


Veinte años después de la hazaña del primer RUF CTR1 “Yellow Bird”, que lograra dar la vuelta al circuito de Nurburgring en apenas 8 minutos y 24 segundos, y a diez años de la aparición del CTR2, en 2007 RUF presenta el CTR3 con grandes cambios con respecto a los modelos anteriores.











Publicar un comentario

About Us

Recent

Random