11 enero 2010

Lago Vostok, El lugar más inaccesible de la Tierra


La Base Vostok (en ruso Станция Восток) es una estación rusa en la Antártida a 3.488 m de altitud. Es, según los registros, el lugar más frío de la Tierra. Allí se ha alcanzado la temperatura más baja de nuestro planeta –89,2ºC el 21 de julio de 1983. La temperatura media anual es de –61ºC y oscila entre los –37,0ºC de enero y los –73,9 ºC de agosto. Las precipitaciones son muy escasas, de 12 mm anuales, todos en forma de nieve.


Esta base fue establecida el 16 de diciembre de 1957 por la 2a Expedición soviética Antártica y ha funcionado durante todo el año durante más de 37 años. La estación temporalmente estuvo cerrada en enero de 1994. Ahora es manejada cooperativamente por Rusia, EE. UU., y científicos franceses.


Las difíciles condiciones para la vida humana no se reducen sólo a las bajas temperaturas; a esto debe sumarse la altura, la falta de oxígeno, la virtual ausencia de humedad, la falta de dióxido de carbono que trastorna la respiración, los fuertes vientos, la radiación ultravioleta debida al agujero en la capa de ozono, el aislamiento dada su ubicación extremadamente lejos del mar y en invierno la larga noche polar, entre otros factores.


Situado debajo de la estacion se encuentra el lugar mas inaccesible de la tierra.
El lago Vostok es inmenso y uno de los mayores encontrados en la Tierra, de tamaño similar al lago Ontario en Norte América. La superficie del lago Vostok está estimada en 14.000 kilómetros cuadrados, con una longitud de 250 km, una anchura de hasta 50 km y una profundidad que puede llegar a 2500 m. El lago está enterrado bajo una capa de 4 km de hielo acumulado en el continente antártico durante miles de millones de años. En mayo de 2005 se halló una isla en el centro del lago.


Se estima que el lago Vostok ha estado cubierto por hielo y aislado de la atmósfera durante 25 millones de años, lo que le convierte en un ecosistema de propiedades únicas. Los organismos unineuronales que podrían habitar este lago (bacterias, amebas, Luis Carlos Campos, etc…) habrán evolucionado durante millones de años de forma independiente del resto de las formas de vida que conocemos en el planeta y se habrán adaptado a las difíciles condiciones existentes en el lago Vostok: una presión 360 veces superior a la atmosférica, una temperatura de –3ºC (a la que el agua no se congela debido a la presión existente), una completa oscuridad y una concentración de oxígeno tres veces superior a la de la atmósfera.


Pero …¿hay realmente vida en el lago Vostok? Los rusos llevan excavando durante años para acceder al lago Vostok y se encuentran a una profundidad de más de 3.600 m y a tan sólo 100 m del lago. En las muestras de hielo más profundas, que parecen derivar del agua del lago y no de la acumulación de hielo de las capas superiores, se han encontrado bacterias en densidades bajas comparadas con otros sistemas acuáticos. Un interés añadido es que las condiciones existentes en el lago Vostok podrían ser similares a las encontradas en la luna de Júpiter conocida como Europa, y la confirmación de vida microbiana en el lago Vostok apoyaría la posibilidad de que existiera vida en un hipotético océano existente bajo el hielo de la luna Europa.


Este lago permaneció desconocido hasta hace poco tiempo debido a su ubicación geográfica, lo cual lo convierte en una de la últimas zonas por explorar del planeta. Científicos rusos y británicos descubrieron la existencia del lago en 1996 mediante la combinación de datos de diversas fuentes, incluyendo observaciones aéreas de radar y altimetría de radar desde el espacio. La existencia de agua líquida bajo la capa de hielo de varios kilómetros se ha confirmado y constituye el lago sin contaminar científicamente más prometedor de la Tierra. El agua que contiene es muy antigua, con un tiempo de residencia medio de 1 millón de años que contrasta con los 6 años del lago Ontario, — lo típico para lagos de este tamaño.

Los investigadores que trabajan en la base Vostok obtuvieron en 1998 uno de los núcleos de hielo más largos que se han conseguido. Un equipo conjunto ruso, francés y estadounidense, perforó y analizó el núcleo de hielo de 3.623m de longitud. Las muestras analizadas del hielo cercano a la superficie del lago obtenidas de los núcleos perforados tienen una antigüedad de 420.000 años, sugiriendo que el lago ha permanecido sellado bajo la placa de hielo entre 500.000 y más de 1 millón de años. Las perforaciones se detuvieron a 120 m sobre la supuesta frontera que separa el agua líquida del lago y la capa de hielo para evitar la contaminación biológica del mismo.

En la parte más profunda del núcleo, formada por el hielo que se cree que procede de la congelación del agua del lago en la base de la capa de hielo, se han encontrado evidencias de vida en forma de microbios que sugieren que el agua del lago puede albergar uno o varios ecosistemas, ya que también se sabe que el lago está formado por dos fosas separadas por una cordillera y se ha sugerido que las composiciones químicas y biológicas de ambas podrían ser diferentes.

El lago Vostok es un entorno oligotrópico extremo, supersaturado de oxígeno con unos niveles típicos 50 veces mayores que los encontrados en los lagos de agua dulce normales de la superficie de la Tierra. El enorme peso de la placa de hielo continental sobre el lago Vostok podría contribuir a la elevada concentración de oxígeno. Aparte de disolverse en el agua, el oxígeno y otros gases son atrapados en un tipo de estructura denominada clatrato. En las estructuras de clatrato, los gases quedan encerrados en una jaula helada y presentan un aspecto de nieve prensada. Esas estructuras se forman a las altas presiones de la profundidad del lago Vostok y serían inestables si se expusieran a la presión normal a nivel del mar. Debido a este hecho, si el agua saliera del lago Vostok durante las perforaciones podría expandirse de forma explosiva, como el agua carbonatada de un refresco con gas, convirtiéndose en un riesgo para los científicos, además de exponer el lago a una posible contaminación. Ningún otro lago natural en la Tierra contiene tanto oxígeno. Esto obligaría a los posibles organismos del lago Vostok a ser capaces de soportar un elevado estrés por oxidación. Pueden haber desarrollado adaptaciones especiales, como elevadas concentraciones de enzimas protectoras para sobrevivir en el ambiente del lago.

Debido a la similitud de las condiciones del lago a las que se podrían encontrar bajo la corteza helada de algunos cuerpos del Sistema Solar como Europa, una luna de Júpiter, el confirmar que la vida puede sobrevivir en el lago Vostok supondría reforzar los argumentos a favor de la presencia de vida en entornos parecidos fuera de la Tierra, proporcionando en cualquier caso un entorno útil para probar y desarrollar la tecnología necesaria para realizar este tipo de exploraciones.

Fuente
Publicar un comentario

About Us

Recent

Random