08 octubre 2010

Jaguar C-X75 prototipo


El último superdeportivo de Jaguar dejó de venderse a principios de los años 90, y tuvo un éxito más bien limitado debido a constantes retrasos en el desarrollo y la crisis económica de la época. Aún así, el Jaguar XJ220 es recordado como un coche especial, y es el coche que me viene a la mente al hablar del impresionante Jaguar C-X75 Concept. La “C” del nombre indica que es un concept, la “X” que es experimental y el número 75 que se ha construido para celebrar el 75 aniversario de los gatos más salvajes de Coventry.


Sus números impresionan, ya que su motor cuenta con una potencia de 780 CV y un par máximo de 163,26 mkg. Cada neumático incorpora un motor eléctrico de 195 CV, cada uno de los cuales pesa apenas 50 kg. Un par tan brutal como el que este motor ofrece podría plantear muchos problemas a la caja de cambios, con lo que Jaguar ha cortado por lo sano y directamente este modelo carece de ella. La potencia de cada motor es transmitida directamente a la rueda que acompaña.


Para recargar sus baterías de ión-litio utiliza un novedoso sistema que consiste en dos microturbinas de gas que giran a 80.000 rpm que se recargan durante la marcha, llegando a otorgar al Jaguar C-X75 de una autonomía teórica de 900 km (aunque en modo 100% eléctrico, ésta se reduce a 110 km). Estas microturbinas, además de para recargar las baterías, pueden ser utilizadas para suministrar potencia extra a los motores eléctricos. Por otra parte, el tiempo estimado para una recarga total de las baterías en una toma de corriente convencional es de seis horas.


Gracias a todas estas características nos encontramos con un vehículo que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos hasta alcanzar una velocidad máxima de 330 km/h. Es muy probable que, dadas las cifras de potencia y par máximo que ofrece, su rendimiento pudiese haber sido mayor, pero, sobre todo a bajas velocidades, ha habido que domesticarlo un poco para que no sea algo incontrolable.


Su apariencia exterior se desmarca de la línea que ha seguido Jaguar últimamente con una línea afilada y agresiva, siendo un vehículo muy bajo y con un ancho de vías brutal. En lo que al interior se refiere, es donde más notamos que estamos ante un prototipo, ya que encontramos elementos que difícilmente tendrían cabida en un vehículo de producción. Sus asientos se asemejan bastante a los utilizados en los monoplazas de competición, fijados al chasis, siendo los pedales y el volante los que varían su posición para adaptarse al conductor. El panel de mandos es similar al de un avión, mostrando toda la información necesaria de un modo muy futurista. Sin embargo, lo verdaderamente importante de este prototipo es su idea, que si en un futuro logra aplicarse a los coches de calle supondrá un paso adelante en lo que a los coches eléctricos se refiere.


Mide 4,65 metros de largo; 2,02 metros de ancho y 1,20 metros de alto. Dispone de una distancia entre ejes de 2,72 metros y calza neumáticos con medida 265/30 sobre llantas de 21 pulgadas en las ruedas delanteras y de 365/25 sobre llantas de 22 pulgadas en las ruedas traseras. Su peso declarado en orden de marcha es de 1.350 kilos.


















Publicar un comentario

About Us

Recent

Random