28 febrero 2011

Lamborghini Aventador LP 700-4



La saga continua en este 2011 con el esperado Lamborghini Aventador, este modelo remplaza a un modelo ya mítico Murciélago, que apareció en el año 2002 como sustituto del Diablo, el cual nació en el año 90, hoy comienza una nueva historia para esta exclusiva marca italiana.



Estará en venta a finales de verano de 2011. Mide 4,78 m, 1,13 m de alto y 2,03 m de ancho sin contar con los espejos retrovisores. Su precio en Europa será 255,000 € sin contar los impuestos.



Lamborghini Aventador 2011
Velocidad máxima: 350 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 2,9 segundos

Lamborghini Murcielago 2002-2010
Velocidad máxima: 340 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 3,4 segundos

Lamborghini Diablo 1990-2001
Velocidad máxima: 325 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 4,09 segundos



La denominación «LP 700-4» hace referencia a la potencia del motor —700 CV— y al sistema de tracción —a las cuatro ruedas—. El motor, colocado en posición central trasera, es un V12 de 6,5 litros, atmosférico de giro rápido (da la potencia máxima a 8,250 rpm). El motor se puede ver desde el exterior a través de una cubierta transparente que está disponible en opción.



La tracción total es permanente sin diferencial central; lo que permite transmitir la potencia del eje trasero al delantero es un embrague de discos.



La estructura está hecha de fibra de carbono y aluminio. Lamborghini ha usado la fibra de carbono para la pieza que forma el habitáculo, donde van alojados los ocupantes .

Según el fabricante, este material es muy resistente en caso de impacto y tiene una gran rigidez torsional. Además, ayuda a que el peso final del coche no sea alto, 1,650 kg en condiciones de homologación, que es más bien poco para un coche con motor V12, tracción total y 4,78 m de longitud.



La estética se inspira claramente en el Reventón, aunque evoluciona sus líneas hacia algo más puro y simple. Hay, como en todo Lambo desde el Countach, una clara forma de cuña, de flecha si lo quieres llamar así, y los vértices y las aristas dominan el conjunto, que luce espectacular, afilado, agresivo y moderno.



La caja de cambios es automática de siete velocidades, Lamborghini denomina «ISF». Su mayor peculiaridad es que la disposición de sus engranajes permite que los cambios de marcha se ejecuten con mucha rapidez (según Lamborghini, mayor que en cualquier caja de cambios normal, sea manual o automática) y, a la vez, es más ligera que una de doble embrague. Tiene cinco modos de funcionamiento, tres automáticos y dos manuales, y un sistema que permite arrancar desde parado con la máxima aceleración.



La instrumentación está formada por una pantalla «TFT», aunque algunos indicadores simulan unos tradicionales de aguja. Hay otra pantalla en la consola desde la cual se puede manejar el sistema de sonido y el navegador. El mando redondo de la consola y los botones de función que hay alrededor son muy parecidos al sistema MMI que Audi utiliza en sus modelos.



Las puertas se abren como en todo Lambo V12: En forma de cuchilla. Siguiendo con la visión lateral, nos encontramos llantas de 19 pulgadas en el tren delantero y llantas de 20 pulgadas en el trasero. Llegados al tres cuartos posterior, la imagen la domina un tremendo tubo de escape que esconde cuatro salidas integradas en una sola central, a lo Murciélago SV, bordeada esta por el difusor posterior, también de tremendas proporciones, y que cumple funciones aerodinámicas y visuales a un mismo tiempo.



Sobre el capó trasero además nos encontramos un spoiler escamoteable que sólo actuará cuando sea necesario. Por debajo de los grupos ópticos se encuentran sendas rejillas de ventilación para ayudar a evacuar el calor que genera el nuevo V12 italiano.



Pues eso, en este supercoche se mantiene el espíritu de cualquier creación que haya salido de la diminuta villa Sant'Agata Bolognese.










Publicar un comentario en la entrada

About Us

Recent

Random