05 noviembre 2011

Evel Knievel- El Motociclista sin miedo



Fotografia
Via

Evel Knievel fue un popular motociclista de la década de los 60 y 70, posiblemente el autentico acróbata sin miedo, hoy es una leyenda.

Protagonista de 75 saltos en moto de rampa a rampa entre 1965 y 1980, Knievel figura en el libro Guinness de los Récords como “el superviviente con más huesos rotos -433- durante su vida”.



Fotografia Via

Una de sus más famosas hazañas fue la de haber intentado saltar el Cañón Snake River en Idaho en 1974. Fueron relevantes también sus aparatosas caídas al aterrizar de sus saltos, las cuales, sin embargo, no le impidieron seguir con su carrera de espectáculos.





Fotografia Via

En 1965 inició su carrera de acrobacias y formó la Evel Knievel´s Motorcycle Daredevil´s. Sus actuaciones incluían correr a través de muros de fuego, saltar sobre víboras y pumas , y ser jalado a 200 millas por hora por carros veloces manteniéndose con un paracaídas. Uno de sus patrocinadores quiso llamarlo Evil (Malvado) Knievel, pero el lo cambió a Evel, porque no quería mostrar una imagen negativa. A partir de 1966 llevó su carrera en solitario.



Fotografia por David Ashdown/Keystone/Getty Images

Uno de sus primeros saltos fue en Gardena , California, sobre 16 autos; evento cubierto por la televisora ABC. En 1968, en el día de año nuevo, saltó 151 pies a través de las fuentes del hotel Caesars Palace de Las Vegas, pero su aterrizaje fue aparatoso; tanto, que fue llevado al hospital y estuvo en estado de coma durante 30 días. Su fama ya se había incrementado.



En enero de 1971 saltó frente a 60,000 espectadores en el Houston Astrodome donde sorteó trece automóviles. El mes siguiente, en Canadá, impuso una marca al saltar diecinueve. Knievel alternaba sus espectáculos con mensajes al público y a la juventud para alejarla de las drogas con mensajes positivos. Era ya todo un icono estadounidense.



Salto en el cañón Snake River

Un día de tantos, estando en un bar, un amigo vio una imagen del cañón Snake River en Idaho y le indujo a saltarlo. Aceptado el reto, le fue denegada una autorización para hacerlo, por lo que adquirió un terreno apropiado para hacer el salto. Con dos intentos previos fallidos en máquinas sin piloto, el 8 de septiembre de 1974 trató de volar el abismo de un cuarto de milla, montado en una especie de cohete valorado en 150 mil dólares a la que llamó Skycicle; inmediatamente del despegue el paracaídas se abrió y Knievel cayó al vacío y a pocos metros del río en el cual probablemente se habría ahogado.



El 31 de mayo de 1975, frente a una multitud de 90.000 personas en el Wembley en Londres, Knievel se estrelló al aterrizar de un salto que atravesó trece pares de buses, quebrándose la pelvis .



Poco después de este serio accidente, el 25 de octubre de 1975 en King´s Island, Ohio, traspasó trece buses Greyhound.





En 1976 tuvo otra seria lesión cuando trató de saltar un tanque lleno de tiburones en el Chicago Amphiteather; un individuo resultó lesionado y también un camarógrafo. Knievel sufrió severos golpes en el cerebro y dos brazos rotos, por ello decidió retirarse. Con todo, siguió dando espectáculos menores con su hijo Robbie, quien posteriormente seguiría los pasos de su padre.



Curiosamente, Knievel no murió en una de sus acrobacias, sino que falleció en su casa de Florida a los 69 años, afectado de hepatitis C.




Fuente Y via

Sitio Oficial
Publicar un comentario en la entrada

About Us

Recent

Random